viernes, 25 de septiembre de 2015

El lado oculto de los lectores - Parte I


Hay lectores con un lado oculto. Algunos incluso con un lado oscuro.
Pero dicen que ellos se enorgullecen de ser así, que en el fondo sienten una oleada de placer por tener esas manías que solo ellos conocen. 
No se hacen notar demasiado, de hecho suelen pasar desapercibidos para la mayoría de la gente.
Tienen una obsesión casi enfermiza con ciertos lugares llamados librerías. Algunos incluso se atreven a llamar "su iglesia" a estos sitios.
Hay quienes cuentan haber visto a estas personas, horas y horas en una librería y en ocasiones solo mirando. Sin llevar nada. Solo mirando, tocando, hurgando, buscando. Se mueven entre pasillos y estantes como si fueran profesionales en ello. 
El cuello les puede doler por la postura, los pies por tener que soportar la decisión de su cuerpo de no moverse de allí, el estómago puede comenzar a quejarse. Fuera puede hacer un calor infernal, o se puede estar congelando el mundo. Puede llover, no moverse una hoja o haber viento de 80 km por hora. Pero mientras están dentro de una librería el resto del mundo deja de existir y ellos se sienten en el mismo paraíso.
Suelen ir solos. Saben que solamente otro lector podría soportar semejante situación. Los impacientes, los apurados y por supuesto los que no leen, no son considerados una compañía adecuada. 
Cuando encuentran un libro que quieren, y ni hablar si es uno que buscaban hace mucho, la cara se les ilumina de felicidad. Algunos disimuladamente dan grititos o saltitos de alegría. Tienen ganas de gritarlo a todos, de abrazar al extraño que está parado al lado y por un momento se sienten la persona mas afortunada del mundo. 
Cuentan que algunos toman el libro y lo abrazan como si se tratase de una persona. No les importa el ridículo, ni lo que puedan pensar. Ese es su pequeño momento de gloria y nada lo puede opacar.
Al momento de irse, algunos miran atrás como diciendo: "No me extrañes, pronto voy a volver".

Pero también tienen un lado oscuro. Que se manifiesta cuando están solos. Mientras leen.
Un lado lleno de manías y obsesiones inexplicables.

(continuará...)

------

Espero que les haya gustado esta entrada, escrita por una de esas lectoras con su lado oculto y un poco oscuro...
Me pregunto si alguien se sentirá identificado con esto (?)
Próximamente la continuación, donde conoceremos ese lado oscuro del lector: sus manías y obsesiones. 
Pero para hacerlo mas interesante me encantaría, ademas de contar mis manías, que me cuenten las suyas. Esas que pocos conocen, esas que disimulan o esconden. Y todo lo que compartan será tenido en cuenta para la próxima entrada de El lado oculto de los lectores - Parte II.

Que tengan un lindo fin de semana :)

12 comentarios:

  1. Yo me paso ocho horas toooooooodos los dias (a veces mas) en una libreria y puedo asegurar que no mola tanto como parece. Pero la verdad es que me siento bastante identificada ;-)

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Jajaaja totalmente identificada me encantan la librerías, a que lector no le gustan. Aunque uno solo vaya a ojear, o llevarse un solo libro, pueden pasar horas hasta que decidamos salir xD
    Un beso!!;)

    PD: suertuda Neftis que trabaja rodeada de libros""

    ResponderEliminar
  3. Me encantó! Suelo pasar mucho rato en las librerías.. encima siempre entro y me preguntan "¿necesitas algo?" y yo... "no, estoy mirando". Puedo estar horas mirando todos los libros, tocándolos y anhelando comprarme varios. Cuando al fin me decido a comprarme uno (aunque a veces me voy sin llevar nada y me da algo de vergüenza pasar al lado de las empleadas jajaja) estoy mil años viendo todos los ejemplares a ver cuál es el más lindo y que no tenga ningún rayón.. que esté perfecto. Y cuando veo una novedad me pongo contenta yo sola jajaja. Una vez cuando salí de comprar CDS: Ciudad del fuego celestial (unos días después de que salió) casi iba dando saltitos de alegría por la calle y gritando en silencio. Estamos todos locos ♥
    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja me encanta!! A mi me pasa esto pero en la biblioteca de mi pueblo, XD. A la librería no suelo ir porque los suelo comprar por internet o descargar en eBook directamente... Pero me paso por allí de vez en cuando y sí, el tiempo pasa volando XD. Bueno, también pasa volando cuando los busco por internet, XD.
    Y yo también abrazo a los más queridos *.* He llegado a abrazar hasta el lector de ebooks! Jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y alguna vez también le he dado algún besito...

      Eliminar
  5. Hola Celes! Me encantó la entrada! Me sentí identificada en el modo en el que reaccionamos cuando encontramos un libro que estuvimos buscando por un largo tiempo, yo me alegré tanto que abrace al libro y sonreía como tonta, el empleado me miraba con una cara cuando lo lleve a la caja jajaja
    Otra manía que tengo es ordenar los libros que forman parte de una saga en el orden correspondiente, no sé porque pero bueno, yo lo hago :D
    Saludos!

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Celeste! Uff, el comienzo de la entrada casi parece la introducción de un libro por el toque misterioso... :-) Jjajja, tienes razón, yo tengo mi obsesión con las librerías (con las tradicionales y con las de los centros comerciales). Siempre que voy a un sitio y hay una... no puedo resistirme a entrar y curiosear y en ocasiones tengo que contenerme para no comprar más de un libro. En las librerías de mi ciudad... no hay pasillos por donde perderse, son bastante pequeñas y apenas tienen un par de estanterías :-( Donde me pasa eso es en la biblioteca cuando voy sin tener claro que libro quiero y me pongo a mirarlo todo. También es cierto lo de ir solos, aunque muchas veces voy con mi madre, ella conoce mis gustos y mira y me llama si ve algo. Lo de encontrar el libro perfecto y emocionarte.. más o menos.. vamos a ver, no pienses que no me alegro, pero normalmente, rara vez voy por un libro en concreto, muchas veces me dejo encandilar por alguno que vea, pero cuando estoy buscando algo específico, lo que hago es respirar de alivio porque está allí. Que yo recuerde, cuando más se me ha puesto mirada de tonta y me he puesto a saltar de alegría, ha sido con "Querido John" (fue mi primer libro de Nicholas Sparks y cuando lo compré, no era fácil conseguir sus obras, así que.. ahí estaba yo, en el pasillo de la zona de librería de un centro comercial, buscando cualquier obra de este autor y ya estaba perdiendo la fe cuando vi que solo quedaba este en una esquina... lo cogí corriendo como si alguien me lo fuera a quitar para ir a pagarlo y mientras tanto iba dando saltos de felicidad). En estos momentos pensarás "menuda tontería o que exagerada", pero había leído tantas cosas buenas de este autor y había preguntado en tantos sitios que no tenían nada suyo, que me emocioné mucho al conseguirlo. Ahora es diferente, ya han reeditado muchas de sus obras en España y se encuentran más fácil. ¿¿En serio Celeste?? Ya estaba super animada leyendo tu relato y.. se acaba!!!! Me ha gustado mucho como te has expresado y tengo muchas ganas de ver como sigue.
    ¡Saludos y buen fin de semana! ;-)

    ResponderEliminar
  7. Hola Celes!! Creo que a todos nos sentimos identificados en mayor o menor medida.
    A mi me esta pasando algo triste últimamente porque estaba muy enamorada de unas sucursales de Cúspide que inauguraron en mi ciudad y que tenia un olor a libros muy particular pero ahora ese mismo olor me hace doler la cabeza asi que suelo pasar y mirar sin quedarme mucho (y sin comprar). Pero quien no ama pasar horas allí.

    ResponderEliminar
  8. Hola Celes!
    Ay me reí con lo de las iglesias. Sentí como si espiaras cada vez que voy a una de mis iglesias. Y me identifiqué con todo, soy más rara.
    Es gracioso, cuando voy sola estoy un rato muy largo mirando todo, si voy con alguien no puedo chusmear en profundidad porque son de mirar por encima por más que sean lectores también. Pero bué. Además suelo ir a matar tiempo en las iglesias, entro ahí y es como si el mundo no existiera. Una vez fui al ateneo de acá porque llovía mucho y me dije que de seguro si entraba al ateneo a chusmear cuando saliera ya dejaba de llover, así que fácil debo haber estado media hora chusmeando libros ahí porque cuando salí ya no llovía más.
    Mis manías como lectora... bueno doblo las páginas que tengan alguna frase que me guste y como soy medio olvidadiza y las frases me gustan en ese momento determinado cuando me pongo a pasarlas a veces no sé qué era lo que me había gustado así que un día empecé a marcarlas con lapiz también. Acá es cuando los lectores que cuidan sus libros como si fueran de vidrio me miran con cara fea y me hacen bullying. Después me suelo meter mucho en la historia así que suelo largar carcajadas de la nada, gritos y reto a los personajes cuando se comportan como unos tontos. De más está decir que suelo llorar como una gorriada si lo amerita. Estamos re locos los lectores con lados ocultos.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  9. Hola Celes! ay Dios! me sentí tan identificada jajaja me morí de risa, te juro que una vez hablando con mi mejor amiga, también llamamos iglesia >-< creo que una persona que no le gusta leer, es que en realidad no encontró el libro perfecto para él/ella. Tengo muchas manías como lectora, empezando con que me cuesta una vida prestar un libro, y terminando con que si o si tengo que poner al menos un post it, porque sino siento que es el marginado de mi biblioteca jajaja en fin, me encantó la entrada, espero la segunda parte! un abrazo enorme linda!♥

    ResponderEliminar
  10. Hola Celes! Madre Mia!! que me quedé con ganas de leer más!! no nos podes dejar así mujer! Mi mania más grande es quedarme hasta las tantas leyendo TODOS los días! y al otro dia estar muerta -.- otra mania que tengo que a veces estoy tan enganchada con un libro que si no puedo leerlo de corrido porque tengo cosas que hacer, lo voy leyendo de a pedasitos todo el dia! si con eso me conformo y cuando me hablan casi no les presto atención jajaa bueno linda, me ha encantado la entrada ^-^ un besote que termines bien el fin de semana! ♥

    ResponderEliminar
  11. Aiis, qué gran verdad. El otro día entré en la Casa del Libro y creo que estuve una hora mirando y volviendo a mirar las mismas estanterías en busca de nuevas historias y nuevos libros que aún no tengo en mi estantería.

    Besootes

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog y comentar!