domingo, 30 de abril de 2017

Reseña: Siempre hay un mañana - Nora Roberts

 
Trilogía Hotel Boonsboro - Libro 1

El histórico Hotel Boonsboro ha superado tiempos de guerra y paz, cambios de propietarios e incluso rumores de estar embrujado. Ahora, el hotel está experimentando una remodelación completa a manos de los tres hermanos Montgomery y su excéntrica madre.
La vida social de Beckett, arquitecto y el menor de los hermanos, se limita a hablar del trabajo mientras come pizza y bebe cerveza. Pero esta vez su atención no está centrada totalmente en las reformas: lo distrae una mujer, la misma a la que ha querido besar desde que tenía dieciséis años. Después de perder a su marido, Clare Brewster está centrada en sus tres niños y en llevar la librería del pueblo. Los hijos no le dejan tiempo para pensar en el amor, pero ella se siente fascinada por la transformación del viejo hotel que Beckett está llevando a cabo y querrá admirarlo de cerca... al edificio y al hombre que lo diseña.
La gran inauguración se acerca, y Beckett se complace en enseñar el hotel a Clare. Él muestra una habitación diferente cada vez que los dos encuentran un rato libre. Nunca hay una primera cita, pero estos momentos robados son el principio de algo que podría despertar un deseo secreto que duerme en el corazón independiente de Clare y que abre la puerta a la extraordinaria aventura de lo que viene después...

Siempre me decía a mí misma que siendo fan del romance no podía no leer a Nora Roberts. ¡O sea es Nora Roberts! Era un gran pendiente que tenía el iniciarme en la lectura de esta autora tan famosa y seguida por tantos lectores en el mundo. Por un lado confieso que a veces me cuesta lanzarme a leer a los autores de bestseller, no sé porque pero los voy pateando hasta que caigo en la tentación y los leo o hasta que me lo recomiendan bastante como para leerlo. Hace un tiempo un Diario de aquí de Argentina sacó una colección con algunos libros de la autora y como los precios eran baratos, comparados a los de la librería, fui comprando aquellos que decían que eran los mejores. Entre esos que compré, y que tenía esperando hace bastante en la estantería, estaba la Trilogía Hotel Boonsboro.
Tenía muchas ganas de leer esta saga no solo por la ambientación, ya que me encantan los hoteles, sino porque había leído muy buenas opiniones de ella.  Así que junto con otras lectoras/bloggeras empezamos una lectura conjunta. Yo me entusiasmé demasiado y terminé de leerlo bastante antes que ellas pero aun así es de esos libros ideales para lecturas conjuntas y fangirleos grupales. 

Siempre hay un mañana, el primer libro de esta saga, nos introduce de lleno en el pueblo de Boonsboro, en Estados Unidos, donde la familia Montgomery conformada por tres hermanos y su madre, están llevando a cabo la remodelación del histórico Hotel Boonsboro. Se trata de un edificio de muchísimos años que paso y sobrevivió a diferentes épocas históricas y ahora de a poco está volviendo a nacer gracias al constante y enorme trabajo de estos tres hermanos y muchas personas más. Esta familia, dueña de Montogomery Contractors, se ha propuesto un trabajo complejo, duro y sobre todo muy interesante al querer restaurar este edificio tan antiguo. 
Los grandes protagonistas de esta saga son los hermanos Montgomery: Beckett, el menor; Owen, el del medio y Ryder el mayor de los tres. 
En esta primer entrega de la trilogía la historia se centrará en Beckett, el menor de los tres, quien siente un especial afecto hacia Clare, a quien conoce desde que eran adolescentes, en la época escolar. Sin embargo Clare nunca estuvo a su alcance: estaba casada y tenía hijos. Sin embargo luego de enviudar vuelve al pueblo con sus tres niños pequeños y se decide a abrir una librería. Su tiempo transcurre entre el cuidado y la crianza de sus hijos, y el trabajo en la librería que nunca le da respiro. Sin embargo, ni ella ni Beckett pueden esconder el interés que parecen tener el uno en el otro y mucho menos el de Clare en el increíble trabajo que se está haciendo en el Hotel. Así, entre visitas al edificio acompañada por Beckett para ver los avances y entre conversaciones y encuentros casuales o impensados, se van a acercando cada vez más.

Puedo decir que mi primer acercamiento a la autora con esta novela fue todo un éxito y este libro me cautivó desde la primera pagina. La escritura de Roberts me resultó muy linda, agradable, trabajada y sencillamente adictiva. Desde un comienzo la autora nos sumerge de lleno en el pueblo de Boonsboro y el la remodelación del Hotel. La historia es bastante descriptiva en este aspecto, las descripciones son muchas, pero no agobian ni sobrecargan la trama principal. Al contrario, logran que te metas de lleno en la historia de sus personajes y sientas que ves con tus propios ojos el maravilloso trabajo que los hermanos Montgomery están llevando a cabo.
Desde el simple hecho de levantar nuevas paredes hasta la pintura, los colores, los ruidos y los cambios que transcurren desde las partes más pequeñas hasta la totalidad de lo que es el edifico, se sienten vivos en cada página y la autora logra no solo atraparte totalmente con cada avance sino también sentir ese mismo entusiasmo, curiosidad y asombro que sienten los personajes. En este punto destaco mucho lo informada que parece estar la autora sobre esto, se nota que sabe de lo que habla y los detalles e investigación plasmados en esas descripciones resultan exquisitos. Sin duda las descripciones enriquecen mucho la trama y crean una ambientación muy linda y acogedora. No es para menos creo, ya que la propia autora, en la vida real, es dueña de dicho edificio y otros locales anexos en la localidad de Boonsboro: asombroso y alucinante por igual. 

Los personajes son uno de los puntos más fuertes de este novela y al parecer la autora tiene un don para crearlos y desarrollar sus personalidades, resultando maravillosos todos y cada uno. Son de esos personajes tan cálidos, entrañables y adorables que te hacen quererlos y encariñarte con ellos totalmente. Se sienten como una gran familia, donde reinan el amor y la amistad. ¡Simplemente una delicia! Tenemos muchos secundarios, como lo son la madre de los hermanos Montgomery, Justine, una mujer increíble con una mente super creativa, emprendedora e inquieta; Avery y Esperanza las amigas de Clare, que prometen para los siguientes libros; e incluso esta novela cuenta con un plus importante haciendo uso de un toque paranormal interesante y jugoso: un fantasma que ronda por el hotel y que se colará en la vida de estos personajes de un modo curioso. 

Si bien todos los personajes se sienten como protagonistas, quienes se roban la trama en este caso son Beckett y Clare.
Beckett, el menor de los tres, es arquitecto y encargado de planificar sobre el papel y la pantalla los cambios en el hotel antes de que se realicen, es un joven muy enérgico, bondadoso y sobre todo trabajador y emprendedor al igual que sus hermanos. Mas allá de las diferentes personalidades de cada uno, amé la relación que hay entre ellos y me encantaron sus diálogos muchas veces cargados de un humor que me hizo divertir mucho, y sobre todo adoré que tanto ellos como el resto de los personajes sean personajes sanos, sin maldad, sin clichés típicos y sin aspectos que desquicien o molesten. Son simplemente perfectos y por eso la autora te hace desear conocerlos y tener al menos a uno de ellos en carne y hueso jejeje. Eso es lo peor de este libro: saber que esos hombres están solo en el libro XDAdoré a Beckett, es muy tierno, dulce y un amor de persona. Él ha estado enamorado de Clare desde que eran adolescentes y ahora que todo ha cambiado y con los aires de cambio que rondan por el pueblo, no dudará en acercarse a ella e intentar conquistarla.
Clare es también una protagonista encantadora, y refleja muy bien el perfil, que al parecer, la autora quiere mostrar en sus personajes femeninos: es emprendedora, valiente, fuerte y con un corazón puro y sincero. Su trabajo en la librería es no solo admirable sino también envidiable, ¡quiero tener esa librería!. Su tres hijos pequeños parecen robarle todo el tiempo, cuando no lo está dedicando a su trabajo, pero siempre hay lugar para el amor y ella lo sabe. Los niños de Clare son un encanto y uno de los puntos adorables de este libro, conllevan trabajo y paciencia, mucha paciencia; y la manera en que la autora nos presenta a estos niños y el modo en que Beckett se relaciona con ellos al acercarse a Clare es sumamente tierno.

Realmente el libro se lee en un abrir y cerrar de ojos. Mientras vamos sintiendo esos cambios en el hotel y los avances que hace la familia Montgomery; la autora nos mete de lleno y con el corazón en una historia de amor tan linda como divertida. Hay momentos desesperantes, otros que te hacen reír y gozar totalmente, como así también muchos que te hacen suspirar y deleitarte con escenas preciosas, sensuales, románticas y llenas de amor. No se trata de una historia con grandes conflictos o dramas exagerados, para nada: es dentro de todo una historia sencilla y relajada pero que encandila de todos modos y atrapa en todo momento.
Tenemos también el plus del toque paranormal, con el fantasma, el cual es muy interesante aunque no es lo principal ni lo que más se desarrolle. De hecho quizá lo que me hizo un poco de ruido aquí fue que quizá se lo tome de un modo tranquilo y normal, y no extraño como lo que es. Sin embargo este aspecto de la historia no termina en este libro sino que promete para los siguientes.
Por otro lado puedo decir que el libro es en realidad bastante predecible, pero eso no le quita todo lo bueno que tiene, lo cual es mucho e hizo que en su totalidad terminara enamorada de esta historia y con muchísimas ganas de leer el siguiente.

Siempre hay un mañana, el primer libro de la trilogía Boonsboro, y mi primer libro de Nora Roberts, resultó una delicia y un acercamiento exitoso a la pluma de tan consagrada escritora. Quedé enamorada de todos los elementos de esta novela, desde su ambientación y el famoso hotel, hasta sus personajes tan agradables y encantadores. Es hermoso disfrutar de historias como esta que aunque sean sencillas esconden en sus páginas una suma de cosas tan bellas y agradables de leer. Y aunque suene exagerado o parezca que me precipito en conclusiones, puedo decir que ya  perfilo a ser una fan más de esta gran escritora.

Puntaje: 4.5/5

8 comentarios:

  1. ¡Hola, Celeste! ^^

    Bueno, bueno, bueno. Ahora sí que lloro. ¡Y yo que creía que no iba a tener ganas de darle una oportunidad a la autora! Me pasa un poco como a ti y es que el hecho de que Nora Roberts sea una autora tan reconocida, me intimida un poco. ¿Y si luego a mí no me gusta? Nada, dudas existenciales xD
    Me alegro de que la lectura conjunta te haya permitido encontrar un joyita así :) Lo que cuentas es realmente curioso, sobre todo el tema de que el hotel así como algunas propiedades más sean de la propia autora Ö
    Me ha parecido muy interesante, la premisa. Quiero decir, no siento especial predilección por los hoteles, aunque sí creo que puede salir algo muy guay de la idea. Otro cantar, para la librería de la protagonista. ¡Seguro que se me cae la babilla! *.* Tiene que ser muy pero que muy bonita :D
    Sobre el protagonista masculino... quiero saber cómo es él y cómo es su familia. Los has pintado tan bien, Celeste, que estoy deseando leer el libro jajajaja
    Como siempre, una reseña maravillosa :)
    ¡Un besazo muy grande y feliz lunes, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
  2. Hola!

    Aunque no es mi género favorito, tengo que decir que también adoro el romance y esta autora la tengo muy pendiente, aunque con tantos libros no sabría por cual empezar, y como tu reseña me ha gustado mucho, creo que ya tengo la respuesta, a parte de que también me encantan las historias ambientadas en hoteles.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola, Celes! Bueno, aquí estoy, para leer la 1º de tus reseñas sobre esta trilogía que sé que tanto te ha gustado :D
    En mi caso, ya sabes que leí un libro de la autora y no es necesario repetir mi opinión sobre él, así que tengo mucho miedo de iniciarme con otra lectura suya. Tengo 2 novelas de ella pendientes en casa, así que antes de buscar otras, preferiría leer esas primero. En todo caso, sí o sí tenía que leer tu reseña para saber si debo tener éste en cuenta en el futuro.
    Lo del Hotel Boonsboro me llama mucho la atención, ya también me apasiona el tema de los hoteles y restaurarlos y cosas así.
    Jo, yo quiero conocer a alguien como Beckett que me vaya enseñando la restauración de un sitio y al mismo tiempo vaya surgiendo algo bonito ^^
    Que las descripciones no sobrecarguen es un punto a favor (y de los importantes). Me ha resultado curioso lo que mencionas de que la autora sea propietaria sea dueña de algunos edificios y locales.. lógico entonces que sepa del tema xD
    ¿¿Un fantasma?? Eso sí que no me lo hubiera esperado para nada :o Lo veo como algo original dentro de una trama que parecía tan realista.
    Aunque te haya resultado predecible, viendo todas las cosas tan bonitas que dices como que es una historia de amor linda y divertida y, para que voy a negarlo, que Beckett te haya parecido tan adorable, me hacen querer leerlo. Pero la decepción que me llevé con la autora vuelve a mi mente y me rebaja el entusiasmo :(
    Lo tendré en cuenta para el futuro, pero dependerá de lo que me parezcan los dos libros que me quedan de Nora Roberts.
    Por cierto, la última foto me encanta ^^ Tengo ganas de leer un libro que me evoque a una pareja tan romántica.
    ¡Saludos y qué tengas muy buena semana! ;-)

    ResponderEliminar
  4. Celes!!!
    Al fin muchacha!!
    No voy a hablar de tu reseña, porque te gustó, te encantó y todo eso que ya sabemos que hiper fangrileamos con esta gente (ojo, aún me quedan unas paginas para terminarlo)
    Pero estoy fan feliz de que estés iniciada en la Roberts (lagrimeo como si estuviera recibiendo el Oscar). Sé bienvenida al gordafaneo, querida, sé bienvenida.
    Bueno... Mejor no sigo porque voy a empezar a fangrilear dentro de nada.
    ¡Beso!

    ResponderEliminar
  5. Awww me lo apunto Nora Roberts me encanta, escribe fenomenal y me apunto este libro, muy buena tu reseña. Besos

    ResponderEliminar
  6. Hola golosa!
    Me encantó la reseña :D
    Es muy bella y se nota lo mucho que disfrutaste la historia, además de que ya lo sabía de primera mano y fui testigo de tu obsesión glotona.
    Me alegro que te gustara y me causa gracia que te terminaras devorando la trilogía tan rápido. Tengo que ponerme a leer los siguientes (me tapan los libros)

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus reseñas Celeste! He visto muchos títulos de esta autora pero para ser honesta nunca le di importancia. Ahora tengo un libro mas que añadir a mi lista de libros por leer, me encantan tus reseñas, son siempre muy atinadas.
    Muchos Besos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Celes! Decidí no leer tus reseñas hasta que terminara las lectura porque aunque no des spoilers prefiero no leer ninguna reseña cuando estoy en medio de la lectura.
    Me alegro qeu este acercamiento a Nora Roberts haya sido tan satisfactorio para vos, la verdad es que es una escritora encantadora. Lo que más adoro es lo que mencionas en tu reseña que los personajes sean sanos y sin cliches típicos. Ningún personaje es odioso, son todos normales pero lindos. Además el hecho que la historia no tenga drama innecesario ni desencuentros e idas y vueltas entre los protagonistas también lo adoro. Para muchos puede resultar predecible pero es su esencia. El final está cantado, lo que importa es el desarrollo.

    Ojalá sigamos disfrutando de sus lecturas juntas. Un besote!

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog y comentar!