miércoles, 24 de mayo de 2017

Cuando un libro nos encuentra a nosotros


 

Esto (o algo parecido) fue lo que me dijo Anto, amiga lectora y blogger, cuando nos pusimos a hablar de la manera en que llegamos a ciertos libros. Lo dijo ella, y lo he leído en otros lados, además de que lo he sentido muchas veces yo misma.
Los lectores vamos en busca de libros a librerías, bibliotecas, plataformas digitales, etc. Creemos que somos nosotros quienes buscamos cierto libro, quienes dirigimos la misión de búsqueda y captura. Y casi siempre es así, realmente. Pero sucede, en raras ocasiones, contadas quizá con una sola mano, que un libro se topa en nuestro camino sin buscarlo. Estamos en la librería mirando con ojos de lince la mesa de saldos, o las novedades, a la caza de nuevas historias; y entonces sin darnos cuenta nos topamos con un libro que desconocemos, que quizá vimos de pasada pero no registramos o que simplemente ni sabíamos que existía.
Tenemos nuestra wishlist casi grabada en la cabeza, sabemos que tipo de libros nos gustan o pueden gustarnos, vamos con esa lista en mente pero abiertos a investigar y descubrir. De repente nos topamos con un libro que no conocemos para nada, pero tiene un "algo" que nos atrae. Puede ser su portada, su sinopsis o la combinación de ambas o varias cosas más. Sea lo que sea, y más aun cuando se trata de ofertas, encontrar libros a veces puede sentirse como un flechazo: un amor a primera vista o a primera lectura de sinopsis. Lo más curioso e interesante sucede cuando no teníamos ni idea de la existencia de dicho libro que ahora acapara nuestra atención. Y quizá nos preguntamos: ¿Y esto?, ¿cómo no sabía nada de este libro?.
Tal vez googleamos rápidamente y vemos opiniones para decidirnos, o tal vez el flechazo es tal que no nos importan las reseñas y definitivamente queremos leerlo.
Pero no solo de esa manera nos topamos con nuevos libros, también puede ser que alguien nos lo regale, que lo veamos de pasada en un blog, que lo encontremos buscando otro, etc. Como sea que suceda no podemos negar que existen a veces, maneras muy curiosas en que descubrimos ciertos libros. Y cuando eso sucede, ¿somos nosotros los que encontramos el libro?, ¿o el libro nos encuentra a nosotros?.
No puedo evitar pensar que esa magia que rodea a la literatura también está presente de alguna forma en el modo en que esta llega a nosotros. Y sí, creo que a veces son los libros los que nos encuentran. Como si de algún modo, por más que suene iluso, esa historia hubiese sido escrita para nosotros; esperando que la encontráramos y la hiciéramos nuestra. ¿No creen?

Cuando un libro me encontró a mí y su autora se terminó convirtiendo en mi favorita...


Una de las ocasiones en que esto me pasó fue cuando descubrí a una de mis autora favoritas: Lavyrle Spencer. Resulta que había ganado un sorteo por dinero en Book depository, elegí un libro que estaba en mi Wishlist pero me sobraban unas monedas del monto ganado, y para no desperdiciarlo me puse a buscar libros de esa pagina que fueran muy baratos dentro de mis intereses por más que no estuvieran en mi wishlist. Y fue entonces cuando luego de una búsqueda breve, y desinteresada ya que se trataba de un libro que buscaba por descarte, me topé con una novela llamada Otoño en el corazón, de una autora que desconocía totalmente: Lavyrle Spencer. No sabía nada ese libro ni había oído hablar jamas de su autora. Pero leí la sinopsis y me pareció muy bonita. Sin más lo agregué a la compra por el premio ganado.
El tiempo pasó, los libros llegaron. ¿Lo más curioso? Esto fue hace 4 o 5 años atrás, y aun no leí el libro que realmente había comprado porque estaba en mi lista de deseados, pero si leí el otro, el de Spencer. Y bueno fue amor del bueno y para toda la vida. Me bastó con leer esa novela para declararme fan de la señora Lavyrle y llegar a tener al día de hoy 10 o más libro de ella. Y aun sigo buscando sus libros a cada librería que voy. Leería hasta su lista de hacer mandados.
En fin, en mi caso elegir un libro por descarte o para rellenar, fue lo que me llevó una vez a encontrar una joya y una de mis autoras más amadas. O la más amada quizá. 
Siempre voy a tener esta anécdota personal del modo tan particular y "por descarte" en que me tope con un libro que pasó a ser una joya para mí y me permitió descubrir a una autora que siento que nació para escribir libros para mí. Perfectos para mí.

Es hermoso encontrar un libro que estamos buscando, pero más aun lo es que un libro nos encuentre a nosotros. Porque cuando esto sucede y el libro en cuestión nos termina sorprendiendo, nunca vamos a olvidar ese momento azaroso, de suerte o lo que fuera; que hizo que ese libro nos encontrara entre tantos lectores. 
Vemos entonces que la magia de los libros no está solo en leerlos sino también en el modo en que llegamos a ellos. 


¿Creen que los libros también nos encuentran a nosotros?
¿Han llegado a ustedes libros de modos curiosos? 
¿Qué libros se alegran de haber leído sin buscarlos?


11 comentarios:

  1. Yo creo que es un 50 50, somos nosostros quienes buscamos libros pero los libros son quienes deciden aparecer en el momento que quieren. Como bien dices de ese libro de pasada que no registras, igual ese no era el momento adecuado para conocerlo
    un beso

    ResponderEliminar
  2. Hola Celes!
    :) Supongo que no hace falta decir que opino igual ya que medio inspiré esta entrada ♥
    Eso de que los libros nos encuentran a nosotros lo leí en algún lado me parece, creo que en un prologo o carta de autor de un libro. Pero nunca lo pensé tanto como cuando encontré La ladrona de libros en mi iglesia. Cuando lo leí sentía que era el libro perfecto para mí, y casi que me compro Mujercitas en lugar de la ladrona. Pero fue darme la vuelta con Mujercitas en la mano, pispear en la sección de novelas históricas y verlo, el lomo, el título todo me intrigó. Lo agarré y la "sinopsis" que salía atrás era tan bella e intrigante, no contaba nada pero es de esas que son perfectas para animarte a leer el libro y saber de qué va. Así que lo tenía que comprar, a Mujercitas lo podía comprar en cualquier momento pero la ladrona tenía que irse conmigo.
    Y el otro día que hablábamos de Dejad a los niños creo que me pasó muy parecido, como te conté.
    Aguanten las serendipias ♥

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
  3. Hola.
    Yo tambien lo creo, porque muchas veces sucede, que leemos en las paginas de ciertos libros que nos llega, palabras que necesitamos oir, y que de alguna manera nos ayudan.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Amé la anécdota, qué linda historia. Me ha sucedido muchas veces, pero no estoy muy segura de que esos autores descubiertos se hayan convertido en mis preferidos. Ojalá algún día me pase lo mismo que a vos.
    Una muy linda entrada... ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola! ^^
    Pues es una manera muy bonita de pensar, eso de que un libro nos encuentre a nosotros, y no al revés. No sé si eso me ha pasado a mi vez alguna vez. Probablemente si, porque son muchos años leyendo, pero tendría que hacer memoria.

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Hola!
    Pues la verdad nunca he sentido eso conexion de que un libro me busque a mi, pero me encanto la idea, creo que es una forma muy linda de decir que ellos vienen hacia nosotros !!
    Espero me pase algún día!!
    Cariños!

    ResponderEliminar
  7. Hola Celeste!
    El tema de este post me recordó a Daniel Sempere en la Sombra del Viento, ¿lo haz leído?. Es exactamente lo que le paso a Daniel al encontrar ese libro escrito por Julian Carax, el libro lo escogió a él. Creo firmemente que cuando un libro esta destinado para ti, eventualmente lo vas a terminar leyendo. Me encanta encontrarme con nuevos autores cuando estoy navegando por las bibliotecas digitales, en las cuales pierdo horas y horas (leo en kindle), y cuando leo blogs literarios.

    Y en efecto así fue como encontré La Sombra del Viento la primera vez, pero así como tu...lo tenia en mi wishlist por mucho tiempo, y hasta hace unos meses lo leí y me enamore de la historia y del autor.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. ¡Que buena entrada! En mi caso, estoy totalmente convencida, que los libros nos encuentran a nosotros...nada es casualidad...Esto me recuerda mucho, cuando me regalaron "La Tregua" de Mario Benedetti , el cual me llegó en un momento en que realmente lo necesitaba....y en otra ocasión, encontré un libro de Mario Vargas Llosa "Travesuras de la Niña mala" el cual hizo que volviera a leer tanto como lo hacia años atrás...Un besotote!

    ResponderEliminar
  9. Desde luego que hay libros que llegan en el momento perfecto y nos llenan de enseñanzas e historias que siempre permanecerán con nosotros. Libros que como bien tu has dicho se convierten en nuestros favoritos y libros que nos adentran en la pluma de los que serán nuestros escritores favoritos.

    ¡SE MUUUY FELIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIZ 😊😊💞!

    ResponderEliminar
  10. ¡Hola, Celes! Vaya, veo que estás remodelando el diseño del blog :D Como siempre, te está quedando genial. Acabo de notar que tienes Twitter, yo me hice una cuenta ayer, así que ya te agrego.
    Sobre esta entrada: describes a la perfección lo que hago yo en una librería jajja Primero lanzada a la zona de ofertas, luego a mirar las novedades y luego un vistazo general esperando ver a buen precio alguno de esos libros que tengo apuntados y que quiero conseguir.
    Lo de ir a Google cuando encontramos algún libro inesperado.... pues sí, lo reconozco, también lo hago. Pero más que reseñas, miro si el libro tiene ficha en Lecturalia y así veo varias valoraciones de una vez.
    Que curioso el modo en que descubriste a Lavyrle Spencer, sé que hemos hablado de lo que te gustan sus libros, pero creo que no comentamos cómo descubriste a la autora. Como dices, esa anécdota ya añade un toque especial a tu pasión por sus obras.
    Libros que me hayan encontrado a mí, que yo recuerde, son éstos: "La librería de las nuevas oportunidades" (me enamoré de la portada al mismo tiempo que me interesaba otro, ambos valían lo mismo y, sin exagerar, calculo que estuve con ellos en las manos más de 10 minutos y hasta le pedí opinión a mí familia), "Crepúsculo" (vi mencionar en las noticias que se iba a estrenar una película en España que había causado furor en EEUU y que iba de un romance entre una humana y un vampiro... al día siguiente me fui a buscar el libro sin imaginar el fenómeno fan que iba a surgir), "Cartas desde la isla de Skye" (flechazo con la portada y la sinopsis, pero me daba pena gastar tanto dinero porque era caro y al final, poco después, mi familia se había fijado en mi cara de embobada cuando lo vi y me lo regaló). Seguro que alguno más ha llegado de modo especial, pero no solo esos libros que encontramos por casualidad, yo también tengo recuerdos bonitos de libros que buscaba y que encontré cuando menos lo esperaba. Con los libros de Nicholas Sparks hice una maratón, cuando leí "Querido John" y me gustó, luego cada vez que iba a una librería preguntaba por uno suyo y algunos hasta los encontré de viaje en otra isla, en el aeropuerto, etc. Ahora son más fáciles de conseguir, pero hace 5 años casi que parecía que estaban escondidos.
    Pero sí, creo que hay libros que nos encuentran a nosotros cuando menos lo esperamos y algunos de ellos, son inolvidables y logran dejar una huella en nuestro corazón.
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, Celeste!
    Maravillosa entrada nos trajiste hoy, yo pienso que tal y como todo en la vida hay cosas que te pertenecen sin saberlo, un dia odiabas leer y al siguiente te enganchas a una cantidad de paginas y de ahi no puedes parar tal y como me paso a mi, creo que la vida nos guarda tantas sorpresas que estas se pueden manifestar en forma de libro, y es sorprendente como historias creadas hace millones de años o por una persona que ni siquiera habla el mismo idioma que tu o no te conoce logre llegar dentro de ti de una manera tan espectacular, posiblemente las millones de casualidades que nos encontramos dia a dia nos lleven a descubrir esa novela que no podremos soltar, y son esos detalles como desiciones involuntarias las que finalmente le daran un rumbo nuevo a nuestra vida. Hermosa reflexion.

    ¡Nos leemos! :3

    ResponderEliminar

Gracias por visitar el blog y comentar!